miércoles, 9 de abril de 2014

Las segundas partes nunca fueron buenas..

Las segundas partes nunca fueron tan buenas como las primeras, pero las segundas oportunidades desde luego que lo son, y sino decidme que os parece esta segunda oportunidad, de un mueble que estaba a punto de acabar en el punto limpio...¿no ha sido la mejor de las oportunidades???
Lo compré en Ikea cuando me case y era un mueblecito de metal para un portatil, y mirad en que se ha convertido!!!
Una licorera preciosa...
Ya sabéis que con un bote de spray y una fotocopia en blanco y negro se pueden hacer cosas tan bonitas como esta.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que artista !!!!

El Duende de los Hilos dijo...

Es precioso!!! Me ha encantado!